Viñedos
En Bodegas Resalte los vinos se comienzan a elaborar en la viña.


El rigor y el trabajo que se debe hacer en cada uno de los viñedos es fundamental  para potenciar ciertas cualidades y calidades: es la decisión determinante para crear un gran vino.


Cada viñedo tiene su personalidad propia y eso lo llevamos hasta sus últimas consecuencias, la expresión serena de la viña en el vino. El equilibrio que expresan nuestros vinos no es más que el resultado de la dedicación, el cuidado y el trabajo que desarrollamos en los viñedos y posteriormente en bodega.


Durante todo el año el departamento técnico de la bodega observa el ciclo del viñedo, realizando un control exhaustivo del mismo y de las prácticas fundamentales de manejo de la vid. Hacemos especial hincapié en aspectos sanitarios, para que la planta muestre todo su potencial en su fruto.


Las labores realizadas implican paciencia, mano de obra especializada y varios pases de trabajo totalmente manual. La poda de invierno o en seco, la poda en verde, el desniete, el aclareo y la vendimia son, a grandes rasgos, practicas de vital importancia que deben hacerse en el momento y forma precisa para obtener un resultado extraordinario que marcan la diferencia.


Cada vino tiene su origen en viñedos muy específicos y diferentes que tienen un objetivo común, la calidad.

Tanto la elaboración como la crianza tienen el objetivo de producir una sinergia que estimule un aumento en las características sensoriales de los mismos.