Crianza en barrica
La crianza de nuestros vinos se realiza en una gran sala oscura y en silencio, donde sistemas automáticos controlan temperatura y humedad.
El control sobre los parámetros climáticos nos permite mantener las condiciones ideales de envejecimiento de nuestros vinos independientemente de la época del año: el ritmo siempre es constante.

Para cada vino de bodegas Resalte hemos seleccionado barricas y tostados diferentes procedentes de las mejores tonelerías del mundo. Con cada tipo de barrica buscamos aportar características que enriquezcan al vino haciéndolo más completo, pero respetando al mismo tiempo las virtudes que hemos podido rescatar de la propia viña.

Para el Vendimia Seleccionada se usan barricas de 500 litros de roble francés de tostado medio, en donde el envejecimiento dura al menos 6 meses.

El Crianza descansa 14 meses en barricas de 225 litros siendo un 80% de roble francés y un 20% americano; de ellas, como mínimo más del 35% es siempre barrica nueva.

Nuestro Reserva se elabora siempre con barricas nuevas, que en un 90 son de roble francés y el resto americano. En ellas permanece durante 18 meses.

Para elaborar nuestro Gran Resalte buscamos las mejores maderas de los mejores bosques y de las más exigentes toneleras, para así conseguir una mayor complejidad, elegancia y respetar la frescura natural del vino. El Gran Resalte tiene una crianza de como mínimo 24 meses en barricas de roble francés de granos muy finos, con controles y catas periódicas.

Nuestras barricas son cuidadosamente conservadas, llevando a cabo una limpieza máxima en cada una de ellas, así como en las instalaciones. Cada barrica es catada, analizada y rellenada periódicamente.