Los vinos del 2020 descansan ya en barrica, afinándose y educándose bajo la tutela de nuestra selección de barricas, con 8 tonelerías diferentes que nos ayudan a perfilar la mejor versión de cada suelo y de cada vino, que empieza a mostrar la energía y plenitud de nuestra variedad tempranillo.

El periodo más frío

El periodo otoño-invierno ha sido más frío que otros años y no muy lluvioso. Solo con la llegada del 2021 las temperaturas bajaron como hacía años que no lo hacían, registrando en nuestra bodega a mediados de enero hasta 11º bajo cero. Este frío es realmente bueno para la sanidad del viñedo pues elimina muchos microorganismos que quedan de forma latente en la misma viña o en el suelo y que pueden reproducirse rápidamente afectando la sanidad de la uva o de la misma planta cuando las condiciones les favorecen. Al tener menos cantidad de esta microbiota, menos probabilidades tendremos de afecciones en caso de que las condiciones les sean favorables. Como sabéis, desde hace años intentamos ser cada vez más respetuosos con el viñedo pero esto nos obliga a estar más alerta en cuanto a la salud de la vid.

La nieve de enero

Además del frío, Enero nos trajo una gran nevada como hacía años que no caía, que nos hace ser optimistas de cara a esta añada 2021. Las nieves, al deshelarse liberan agua lentamente, la cual se va asimilando por el suelo y nutren de forma realmente eficiente las reservas hídricas del mismo. La diferencia con las lluvias es que, aunque son también muy necesarias y positivas para la viña, su aporte es más inmediato y da menos tiempo al suelo a que el agua penetre en su estructura formando a veces daños en los suelos por escorrentía y perdiéndose gran parte de ellas.

La poda de la vid

La poda de la vid (o poda en seco) de invierno en los viñedos ha concluido y esta es la primera acción sobre la calidad del futuro vino, reduciendo las yemas de producción y renovando en algunos casos partes de la planta para que la sabia recorra mejor su estructura vascular y madure mejor sus racimos. Los siguientes trabajos en el viñedo serán la poda en verde.

Por suerte en la Ribera del Duero los almendros ya están en flor, un verdadero espectáculo que cada año nos atrapa por su belleza, la antesala de la primavera que seguro nos traerá buenas noticias en todos los aspectos.