floracion vid

El viñedo no deja un segundo de respiro y cada trabajo es importante en la manera y en el tiempo de ejecución. Un trabajo bien hecho a destiempo ya no es tan bueno, afectando a los estados fenológicos de la vid. Por eso, la lectura de la climatología en los trabajos de viñedo es de nuevo fundamental.

¿Cuál es el ciclo de la vid?

Para que los vinos lleguen a nuestra copa, se produce un ciclo vegetativo de la vid que se repite de forma anual. Los diferentes periodos vegetativos son:

  • Brotación: Desborre de la vid a finales de abril.
  • Floración: Este suceso transcurre sobre el 20 de junio.
  • Cuajado: Transformación en fruto, sucede 10-12 días después.
  • Envero: Durante el verano, la uva va cambiando de color hasta llegar a su tonalidad. Comienza a mitad de agosto terminando a principios de septiembre. Se para el crecimiento y la viña se concentra en madurar la uva.
  • Maduración: A lo largo de septiembre. Es cuando realizamos las analíticas. Aumento de azúcares.
  • Vendimia: El periodo vegetativo finaliza con la recogida de la uva y la posterior caída de las hojas.

Ciclo vegetativo en la Ribera del Duero

Este año, hemos tenido un comienzo muy frío, y las nieves de enero nos regalaron un aporte a las reservas hídricas muy importante. La primavera ha sido buena en lluvias, aunque un poco tardías. Justo han llegado cuando el ciclo vegetativo ya estaba en marcha con la flor de la uva, y hemos tenido un alto riesgo de Mildíu (enfermedad provocada por hongos) que a día de hoy, se ha controlado en su totalidad. 

Lamentablemente, en la Ribera del Duero hemos sufrido varias tormentas de granizo que han afectado al menos un 10% del viñedo de toda la D.O. Por suerte, de nuestras 80 hectáreas de viñedo las zonas afectadas han sido pocas y hemos actuado con rapidez con abonos foliares que ayudan a la planta a cicatrizar las heridas y a seguir su ritmo de crecimiento con cierta normalidad.

Floración en la Ribera de Duero

Tanto la floración como el cuajado de la vid han sido muy buenos y ya se prevé que la añada en algunas parcelas más jóvenes se tengan que ajustar los rendimientos. En el estado fenológico de los viñedos, ya se visualizan racimos bien formados y largos. Con esta información, pronosticamos que los racimos no se compacten y sus bayas queden sueltas lo que asegura una buena sanidad y una correcta maduración.

Actualmente estamos terminando los trabajos de desniete, que consiste en eliminar los 3 primeros brotes axiales de las varas que traen la producción. Este trabajo de cuidado de las partes de la vid, favorece la aireación, factor de vital importancia en la sanidad y en la exposición de los racimos. La sanidad y una buena exposición de los racimos repercute en una materia prima de primer nivel, que permite elaborar los vinos más emblemáticos y premiados de Resalte.

Combinado con diferentes altitudes, tipos de suelo y orientación solar nos permite una increíble complejidad y matices en los vinos, virtudes que han permitido ser considerados como uno de los mejores vinos de Ribera del Duero y del mundo.

cuidados de la vid

En este momento, las bayas del racimo comienzan a engordar y eliminados esos brotes axiales estamos reconduciendo la energía, vía fotosíntesis, de la planta hacia los racimos y no hacia el crecimiento de esos brotes que impedirán un correcto desarrollo del racimo.

Se dice, que vale más un buen desniete que un tratamiento fitosanitario en los cuidados de la vid y no podemos estar mas de acuerdo. En Resalte, fieles a nuestra política de mínima intervención, preferimos orientar nuestro trabajo hacia unas buenas prácticas de viticultura y minimizar el numero de tratamientos, aunque estos sean en la mayoría de los casos de carácter ecológico como la aplicación de azufre elemental que puede ir acompañado de un poco de cobre si vemos que la humedad puede ser alta.

Periodo vegetativo

Hasta el envero, el racimo se mantiene verde y con capacidad fotosintética. A mediados de agosto, su color torna al morado propio de las uvas tintas. En ese momento comienza el envero de la uva y la planta debe prepararse para deja de crecer y que todo su esfuerzo se centre en el desarrollo y madurez de las bayas.  

estados fenologicos

Aunque aún es pronto, somos muy optimistas con esta cosecha. El ciclo vegetativo de la vid sigue a buen ritmo y las reservas hídricas parecen buenas. Esto hará que, aunque suban las temperaturas, las plantas no entren en un estrés hídrico excesivo y puedan desarrollar bayas pequeñas, con una buena acidez y de una gran concentración. Grandes virtudes para que, una vez llegado el agostamiento de la vid, se puedan hacer los vinos de tan alta calidad que todos esperáis de nosotros.

 

Enrique Andrades

Director técnico.